Los gigantes del comercio llegan tarde a internet: emigración digital

No siempre el pez grande se come al chico, al menos no en internet. La red de redes ha democratizado el acceso a la (des) información y ha abierto la puerta a miles de emprendedores que han visto en este soporte, la vía de desarrollo de su negocio. Gestionar bien una web en internet puede ser algo parecido a tener un escaparate en una de las calles más céntricas de la ciudad con miles de personas mirando a través del cristal.

Actualmente alrededor del 70% de las familias tienen internet en sus hogares y a eso habría que sumar las tarifas de datos que tienen los teléfonos móviles, y hay más teléfonos móviles que habitantes en este país. Es cierto que España no está al mismo nivel que los países del norte de Europa en índice de penetración de internet, pero a pesar de la crisis, el E-commerce crece a buen ritmo. Según una escuela de negocios (Online Business School) el pasado año se incrementó casi un 30%, una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta cómo está el comercio offline.

Ahora bien la brecha digital entre las empresas que se lanzan a vender por la red es aún importante, y los peces chicos se comen las ganancias de los grandes en muchas ocasiones. El comercio tradicional está llegando tarde a internet y tiene un problema principal: el choque frontal entre dos filosofías. Por una lado están los directivos tradicionales que creen que internet es una moda o que no se vende por la red y por el otro, están los nativos digitales que ven con impotencia cómo se pierden oportunidades de negocio. Son dos posturas diferenciadas y encontradas que no es fácil aunar y compaginar en pro del desarrollo de la propia empresa. Así vemos a grandes compañías cuyas páginas web no son en absoluto cómodas para el consumidor, El Corte Inglés sería el claro ejemplo de que aún no están concienciados al 100% de la importancia del soporte internet para la venta. Junto a ella se podrían citar multitud de grandes empresas que no consideran a la red como lo que es, una tienda más y con un potencial de llegar a millones de ciudadanos.

Por eso salen a relucir servicios de posicionamiento web Bilbao, donde las mejores empresas de posicionamiento web compiten por los clientes con mejor scoring.

Frente a los gigantes con pies de barro surgen los nativos digitales. Pequeños negocios online que crecen y se desarrollan a través de la red y que están haciendo la competencia a los tradicionales partners del comercio. Y si no que se lo pregunten a Amazon, el negocio online que presiona a distribuidores y consigue los precios más competitivos.

El futuro ya está aquí, internet es a día de hoy la plataforma en la que hay que estar para continuar desarrollándose como empresa. En internet se puede vender de todo lo vendible, por muy extraño que parezca el ser humano es imprevisible y se dan casos reales de ventas de espadas toledanas a través de internet a ciudadanos de Toledo. Todo sea que hace mucho frío y da pereza salir de casa. Ahondar en dar confianza al cliente en el medio de pago y arreglar bien el escaparate, el E-Commerce no es ni mucho menos una moda, ha llegado para quedarse y para crecer. Como decía McLuhan: El medio es el mensaje. Internet es el centro comercial más grande del mundo.